La intolerancia a cosméticos se puede producir por irritación o por patología propia de la piel.

La intolerancia a cosméticos se puede producir por irritación o por patología propia de la piel.

Los especialistas reconocen que no todas las mujeres podemos usar los mismos productos, o incluso algunas sentimos rechazo. La razón más habitual es la dismorfofobia. Es un trastorno somatomorfo que consiste en una preocupación importante y fuera de lo normal por algún defecto percibido en las características físicas (imagen corporal), ya sea real o imaginado. Si dicho defecto existe, la preocupación y ansiedad experimentada por estas personas es excesiva, ya que lo perciben de un modo exagerado. Ocurre cuando el paciente cree tener una reacción cutánea que en realidad no existe.

alergia-cosmeticos-piel-irritada

Por otro lado la intolerancia a cosméticos se puede producir por irritación o por patología propia de la piel que requiere, por una parte un tratamiento específico y por otra, unos cuidados que permitan que la piel se recupere de forma adecuada. Muchas veces los pacientes tienen una mínima afectación dermatológica, que mal manejada por el propio enfermo ocasiona o agrava la tolerancia que de forma natural todos tenemos a los cosméticos.

alergia-cosmeticos

Existen cremas especiales (como para las arrugas o el envejecimiento) que poseen moléculas irritantes que parte de la población no tolera. Otros productos como las colonias contienen alcohol que también puede producir irritación.

¿Conoces las sustancias habitualmente que producen reacción?

Una causa relativamente frecuente de intolerancia a cosméticos es ser alérgico a alguno de los componentes. Entre ellos destacan los conservantes y las fragancias, que no solo se emplean en las colonias, sino en casi todos los cosméticos para dar una sensación agradable. Una de las sustancias emergentes en este sentido es la metilisotiazolinona, que también se emplea en productos de limpieza doméstica.

También te puede interesar